sábado, 17 de noviembre de 2018

La diosa de la abundancia

La diosa Lakshmi, deidad hindú de la Abundancia, no utiliza fuerza ni imposición alguna para hacer valer su autoridad. Simplemente, se va de donde no se la valora. Su consorte es Visnú, dios del Equilibrio. Me parece un complemento importantísimo.

Cuenta la leyenda que desfilaba un rey montado en su elefante, y un súbdito le ofreció una guirnalda. El rey la tomó despectivamente y, sin darle la menor importancia, se la echó por la cabeza al elefante, sin darse cuenta de que la diosa Lakshmi iba oculta en ella. La diosa, claro, desapareció; se fue. Así que la abundancia se perdió, y la prosperidad brillaba por su ausencia, hasta que la noticia llegó a su esposo, Vismú, que la buscó, y la trajo de la mano, restableciendo el orden próspero y equilibrado.

Este es su mantra:

OM LAKSHMI VIGAN SHRI KAMALA DHARIGAN SVAHA






Es muy necesario valorar la abundancia de la que se goza. Tener los pies en la tierra y equilibrar la perspectiva. Para equilibrar es necesario tener conciencia del todo, y de los porqués de ese todo. Nadie tiene nada regalado. Sobre todo, cuando tengas la sensación de que las cosas te van mal, piensa que lo que te duele o te disgusta solo es parte del camino. Pasará y te dejará una lección.

Cuando envidias la fortuna de otro ser, tienes que pararte a pensar que no conoces toda su historia, sino solo el resultado que, por otra parte, podría ser provisional. Es conveniente utilizar tu energía vibracional, que es muy poderosa, en agradecer lo que tienes, y no en envidiar lo que tienen otros. Y compartir. Comparte siempre que tengas, aún sin esperar que compartan contigo cuando te falte. Se debe compartir con tu economía, sea esta en forma de dinero, de amor, de tiempo...


¡¡¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!!!

1 comentario: