miércoles, 29 de agosto de 2018

Compota Caramelizada de Manzana

Poco apropiada para la operación bikini, esta elaboración es, como diría mi santo, "una bombita". Esto quiere decir que si te comes un tazón o un plato, te va a costar muchas horas de gimnasio echarlo para abajo, aunque me parece que merece la pena.

A ver, un poco de equilibrio: Generalmente, la uso como ingrediente para otras elaboraciones, es decir, poner una cucharada en un yogur para enriquecerlo, o como base para una tarta Tatín, o sobre una tostada, o como base para helados... Incluso para poner la parte dulce de un plato agridulce.

También se puede esterilizar en un bote y tenerla almacenada como conserva. Esa es la intención al haberla hecho esta vez, porque el manzano este año se ha pasado en generosidad, y no damos abasto para consumir los frutos.

Ingredientes:

8 manzanas,
150 grs. de margarina,
200 grs. de azúcar,
1 limón,
1 palo de canela,
una pizca de sal.


Procedimiento:

Lavamos las manzanas y el limón y reservamos. Ponemos al fuego el azúcar en una olla; cuando vaya tomando tono de caramelo (sin dejar que se queme mucho, o amargará), añadimos la margarina, mezclamos, bajamos el fuego al mínimo posible, tapamos y dejamos cocinar.

Mientras, sin dejar de controlar la olla para que no se nos queme, pelamos las manzanas, las cuarteamos, quitamos el corazón y troceamos en pequeños gajos. Rociamos con el zumo del limón y vertemos en la olla.

Añadimos los cascos del limón, el palo de canela y la sal. Mezclamos bien, tapamos y dejamos cocer, removiendo de vez en cuando, durante aproximadamente media hora.

Las manzanas soltarán jugo, y el limón blanqueará la compota. Escurrimos apretando los cascos de limón y los retiramos. Si se desea, podemos rectificar de color con una cucharadita de caramelo líquido.






No hay comentarios:

Publicar un comentario