jueves, 21 de junio de 2018

WOK DE CALABAZA CON SALSA TERIYAKI


Ahora hay que buscarle "el lado macrobiótico" a la alimentación. Porque si cuando aprieten las temperaturas no cambiamos los hábitos por otros muchos más ligeros, nos vamos a pasar todo el verano en el sofá tirados quejándonos del aplatanamiento. Y tampoco es plan de andar todo el verano dándole al café con hielo...

Esta que traigo hoy es una receta ligera y nutritiva, a la par que económica, fácil y rápida de hacer. Además es vegana y de fusión. Para todos los gustos, porque si te parece poco, solo tienes (como hacían las abuelas de antes) freirle un huevo.



Vamos a ello (para dos platos):


Ingredientes:

  • 500 grs. de carne limpia de calabaza,
  •  1 cucharada de aceite de sésamo,
  •  1 cucharada de semillas de sésamo,
  •  2 cucharadas de salsa teriyaki.


Procedimiento:

Ponemos el aceite en el wok y calentamos hasta que humee un poco.

Mientras, troceamos la calabaza al gusto, mejor a dados pequeños, o a tiras, para que el salteado se cocine más rápido.

Ponemos los dados de calabaza en el wok y salteamos a fuego fuerte, sin parar de remover, hasta que esté tostado y casi terminado de cocinar.


Entonces añadimos el sésamo y seguimos salteando, hasta que esté todo bien agregado. Ponemos la salsa, y terminamos de mezclar mientras salteamos.

Estará listo justo cuando los daditos de calabaza tengan la textura que nos gusta: ligeramente tostada en crudité, al dente, o bien cocida y tierna. A mí me gusta bien hecha y tierna, porque no solo afecta a la textura, sino al dulzor.







Ah, y si no tienes un wok, te vale una sartén con algo de fondo. Lo importante que es que tenga espacio para remover y saltear con holgura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario