martes, 26 de junio de 2018

ENSALADA DE JUDÍAS VERDES


Esta ensalada, resulta útil tanto para tomar en verano un plato completo en frío, en invierno templado o una guarnición para carnes o pescados, así como para cualquier acompañamiento.

Todas las ensaladas, tienen poco que hacer más allá de mezclar algunos ingredientes, unos cocidos, otros crudos y otros de bote, y aderezarlos con una vinagreta, u otro tipo de salsa apropiada que le aporte sabor. Y como todas las ensaladas, ésta que propongo es susceptible de ser enriquecida con otros ingredientes que cada cual prefiera, o quitar aquellos que no gusten; porque los ingredientes que ponemos en las ensaladas van "a gusto del consumidor", sin que haya problemas de estropear nada si se le quita o pone algún ingrediente. Mi propuesta es la siguiente:


Ingredientes:

  • 1/2 kg. de judías verdes frescas,
  • 1 cebolla grande,
  • 2 dientes de ajo,
  • 1 lata de pimientos del piquillo en tiras,
  • 2 huevos,
  • 2 latitas de atún en aceite.
  • c/s de sal, vinagre, AOVE y comino.




Procedimiento:

  • Quitar a las judías verdes los picos y las fibras laterales, y cortar a trozos. Disponerlas en una olla con un vaso de agua, la cebolla pelada y partida a la mitad, y los dientes de ajo pelados. Agregar un poco de sal y cocer hasta que la cebolla (que es lo que más tardará) esté tierna. Es importante poner tapadera, para que no pierda el líquido. Tardará unos 20'. Si se pierde el agua, se debe añadir, porque nos hace falta para el aderezo. Hay que escurrir después, reservando el caldo de cocción.
  • Mientras, en un cazo, cocer los huevos durante no más de 7 minutos de hervor. Enfriar con agua y pelarlos.
  • Poner en el vaso de la batidora la cebolla, el ajo, el caldo de la cocción (cuando esté templado, casi atemperado), sal al gusto y una cucharada de vinagre. Batirlo bien, hasta conseguir una salsa y añadir, mientras se sigue batiendo, el AOVE, en hilo, para que emulsione.
  • En una fuente, disponemos las judías, los pimientos del piquillo, los huevos picados y el atún; vertemos la emulsión por encima y removemos bien.




Y mucho ojo. Si la quieres servir fría, escóndela en el frigorífico, porque a quien abra la nevera y la vea y la pique, le va a dar igual que esté templada. Está buena y es ligera y digestiva a cualquier temperatura. Eso sí, con la contundencia nutricional de un plato completo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario