lunes, 10 de abril de 2017

Natillas ligth, veganas, sin gluten, lactosa y sin azúcar

Quienes estamos siempre a dieta, contando calorías, andamos siempre dando vueltas a ver cómo podemos tomar cosas dulces sin pasarnos de la dieta más allá de lo que se nos permite. Es cierto aquello de que hay que comer de todo; de que hay que hacer una dieta equilibrada... Pero no nos engañemos: Quienes hemos llegado a padecer obesidad (incluso mórbida), lo hemos hecho desequilibrando hábitos en general. Me parece a todas luces conveniente desequilibrar en sentido contrario, para perder peso y, a medida que lo vamos consiguiendo, incluir esos "de todo" que sabiamente nos recomiendan los profesionales de la Medicina. La experiencia me dice que las cosas van volviendo a su lugar de manera sensata y razonable.


Hoy he diseñado un postre que, sin ser realmente unas natillas, lo podríamos comparar y clasificar como tales y, además de contener un bajo valor calórico, son aptas para celíacos, intolerantes a la lactosa, veganos y diabéticos, porque no contienen gluten, ingredientes de origen animal, lácteos ni azúcar.


Vamos con la receta:

Ingredientes: 1/2 litro de leche de arroz; 1/2 palo de canela; la piel limpia de medio limón; 1 pizca mínima de colorante alimentario amarillo (comprobar la etiqueta); 45 grs. de almidón de maíz; entre 15 y 20 pastillitas de sacarina (ciclamato sódico).

Procedimiento:  En un cazo ponemos la leche a calentar con la canela y la piel de limón. En cuanto vaya a romper a hervir, retiramos el cazo del fuego y dejamos enfriar tapado con un plato para que infusione.

Cuando le leche infusionada esté fría, retiramos la canela y la piel de limón, disolvemos el almidón, el colorante,  y devolvemos al fuego, cocinando sin dejar de remover con varilla, durante unos 4 a 5 minutos, hasta que hierva y tome la textura deseada.

Entre dos cucharas, vamos machacando, en principio, 15 pastillitas de sacarina. Las disolvemos en la leche del cazo y probamos, añadiendo más o no, según veamos que es el dulzor que queremos conseguir.

Dividimos la preparación en cinco porciones que nos pesarán aproximadamente 100 grs. cada una, y decoramos la superficie con canela en polvo.

Dividimos la preparación en cinco porciones que nos pesarán aproximadamente 100 grs. cada una, y decoramos la superficie con canela en polvo.





Cada uno de las cinco porciones aporta 80'85 calorías; 0'3 grs. de proteínas; 0'97 grs. de grasa; 18'92 grs, de Carbohidratos, de los cuales 13'64 son complejos (almidones) y 5'28 simples (azúcares) y 0'3 grs. de fibra.

Una porción de natillas tradicionales aporta casi dos veces y media más calorías que las de esta elaboración que, por otra parte, no contiene ninguno de los alérgenos de los que la normativa nos obliga a informar en carta y ficha técnica.



Con virutas de colores, claro, tiene un aspecto muy festivo. Pero lo apropiado es espolvorear con canela molida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario