domingo, 20 de noviembre de 2016

10 confusiones sobre lo que engorda y lo que no.

         Cuando nos ponemos a hacer régimen con la esperanza de perder algunos kilos, lo normal es que cometamos algunos errores que turban la eficacia de nuestro plan dietético, confundidos por (como siempre) el marketing y las industrias que nos tratan como marionetas. 

          A menudo oímos o leemos que algo es bueno para la salud, e inmediatamente nos creemos que engorda menos y este error desemboca en un fracaso que, junto con la falta de disciplina, hace que nuestro plan deje de ser eficaz a causa de solo unos pequeños detalles.

           Nos sucede esto, ya no solo con los planes de adelgazamiento, sino con la nutrición en general, así como los planes para personas alérgicas e/o intolerantes a determinados alimentos. He aquí algunos ejemplos de confusiones en las que incurrimos acerca de los alimentos a la hora de establecer un método de pérdida de peso:


1.- El aceite de oliva es muy beneficioso para la salud: Vale, pero no para adelgazar. Solo si es AOVE, tiene maravillosas propiedades para el organismo, pero aporta 900 calorías por cada 100 grs. y todas esas calorías provienen de su grasa. Hay que incluirlo en la dieta de adelgazamiento, sí, pero dosificado con mucho cuidado.

2.- Los hidratos de carbono engordan: ¿cuáles de ellos? Porque los hay de dos tipos. A saber: Los de absorción rápida, también llamados simples o azúcares, que están presentes en las frutas y verduras, los alimentos menos calóricos y más ricos en fibras, vitaminas y nutrientes que aportan vitalidad inmediata. Y los de absorción lenta, también llamados complejos o almidones, presentes en legumbres, cereales, pseudocereales y algunas frutas y verduras de mayor aporte calórico.



Los primeros son más que recomendables, por los alimentos en los que los encontramos. Los segundos no tanto, por encontrarse en alimentos calóricos, aunque no es conveniente desecharlos totalmente, sino dosificarlos muy bien.

3.-Los pescados azules como atún, salmón, sardinas, etc., son muy beneficiosos para la salud: Por supuesto que sí, sus grasas son, junto con la del aceite de oliva, muy recomendables para las personas que padecen hipercolesterolemia. ¡Espera! ¿he dicho "sus grasas"? ah, ojo, 900 calorías por cada 100 grs. Creo que, para adelgazar, mejor unos filetes de merluza sin piel, colitas de rape, abadejo, etc. limpito, y con una media de 75 calorías por cada 100 grs. Vamos, casi mejor que las afamadas y triunfantes pechugas de pollo y pavo. Si tienes colesterol, te va a bajar solo.




4.- Para adelgazar hay que hacer una dieta equilibrada: Pues no, si tenemos en cuenta que lo que nos llevó a engordar es un desequilibrio alimenticio y de hábitos. Tenemos que conseguir establecer un plan alimentario en el que, ingiriendo pocas calorías, consigamos ofrecer a nuestro organismo todos los nutrientes necesarios para estar bien. Y luego ya, cuando consigamos nuestro propósito, nos fijaremos mejor en la pirámide nutricional.



5.- La fruta, si la tomas de postre, engorda: No es que engorde, no. Es que con el agua y la fibra que tiene, si te comes después de la comida una buena pieza de fruta, se te hinchará la panza. Lo que sí parece claro es que tiene un poder depurativo si la tomas sola. Por eso parece recomendable dejar la fruta para las comidas de media mañana y merienda.



6.- No me gusta la fruta. Solo la tomo cocinada o en zumo: Vale, mejor eso que nada. Pero tenemos que tener en cuenta que, cuando cocinamos los alimentos, les hacemos perder vitaminas y nutrientes. Por otra parte, tomándonos solo el zumo de las frutas, desechamos la fibra, que tan necesaria nos resulta  para mantener el tránsito intestinal y la sensación de saciedad.



7.- Las carnes que más engordan son las de cerdo. Las que menos las de ave: Lo cierto es que lo que diferencia en su mayoría lo que engorda una carne más que otra, es la grasa que contiene. Así que no solo depende del animal, sino de la parte del despiece que se utilice. Por ejemplo: Un lomo de cerdo blanco bien limpio de grasa exterior, engordará menos que un cuarto trasero de pato, o que un costillar de vaca.



8.- El pan tostado y los picos engordan menos que el pan: No. Solo tienen menos volumen. Y lo de que la corteza engorda menos que la miga también es incierto.

9.- Perder peso rápidamente es ineficaz e insano: Solo si lo que haces es una de esas "dietas milagro" que te van a llevar de cabeza a un  "efecto yo-yo" en poco tiempo. Cuando cambias tus malos hábitos por unos buenos, el resultado es espectacularmente inmediato. Luego ya se empieza a perder menos. Y los últimos kilos cuestan un triunfo. Pero hay que tener siempre en cuenta que, cuando nos empieza a costar perder peso, seguramente se debe a que nos estamos saltando la disciplina, y necesitamos una revisión de la planificación de nuestra dieta.

10.- Para adelgazar hay que comer poco: Falso: Cinco comidas diarias, de las cuales dos constan de un gran plato de verdura, entre otras cosas, no es comer poco. Es comer mucho, solo que organizadamente.

          Estas solo son 10 de las innumerables confusiones que tenemos inculcadas. Seguro que cada quien, por su manera de vivir, sus conocimientos y la educación recibida, tiene mucho que reflexionar al respecto.

¿Puedo ayudarte?


10 comentarios:

  1. Gracias, Mar. Intento explicarlo con sencillez y de la manera menos tediosa posible. Espero haberlo conseguido.

    ResponderEliminar
  2. Dime, como puedo perder algunos kilos. No se k hacer. Como poquísimo, hago ejercicio y no pierdo nada.

    ResponderEliminar
  3. Dime, como puedo perder algunos kilos. No se k hacer. Como poquísimo, hago ejercicio y no pierdo nada.

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, no es cuánto comes, sino qué y cuándo. En segundo lugar ¿estás segura que te hace falta perder peso? Si mal no recuerdo, el otro día hablabas de una talla 38. No me parece sano.

    ResponderEliminar
  5. El otro día??..a ver me quede hace dos años en 54. Llegué a pesar hasta casi 66kg. El año pasado me mandaron un antidepresivo y empecé a subir. De forma lenta pero subiendo. Ahora estoy en 60, mucho para mi estatura, 1'52cm. He dejado las pastillas hace tiempo, pero no bajo de peso. Y por las comidas..hago 5. Y son sanas. No picoteo. Desayuno pan de centeno, una pieza pequeña. Con aceite de oliva al hilo y una loncha de jamón. Café con leche desnatado sin lactosa. Y un zumo. Después zumo de tomate o fruta. En la comida pavo, pollo o pescado a la plancha. Con verduras. Después de comer me tomo una oncita de chocolate sin azucar negro. En la merienda un te de jengibre y fruta o un par de lonchas de pavo o jamón cocido. Y para cenar un tomate aliñado con una tortilla de un huevo, un pire de verduras...cosas así. Ligerita. O a veces jamón y un yogur, depende de las ganas. El pan solo en el desayuno. Sano, no?.

    ResponderEliminar
  6. El otro día??..a ver me quede hace dos años en 54. Llegué a pesar hasta casi 66kg. El año pasado me mandaron un antidepresivo y empecé a subir. De forma lenta pero subiendo. Ahora estoy en 60, mucho para mi estatura, 1'52cm. He dejado las pastillas hace tiempo, pero no bajo de peso. Y por las comidas..hago 5. Y son sanas. No picoteo. Desayuno pan de centeno, una pieza pequeña. Con aceite de oliva al hilo y una loncha de jamón. Café con leche desnatado sin lactosa. Y un zumo. Después zumo de tomate o fruta. En la comida pavo, pollo o pescado a la plancha. Con verduras. Después de comer me tomo una oncita de chocolate sin azucar negro. En la merienda un te de jengibre y fruta o un par de lonchas de pavo o jamón cocido. Y para cenar un tomate aliñado con una tortilla de un huevo, un pire de verduras...cosas así. Ligerita. O a veces jamón y un yogur, depende de las ganas. El pan solo en el desayuno. Sano, no?.

    ResponderEliminar