miércoles, 4 de febrero de 2015

Tortilla de patatas light.


Fíjate en el recipiente de cristal. Es cristal refractario. Resiste horneados y congelación. Lo que no resiste es el cambio brusco de lo uno a lo otro; es decir, si lo saco del horno y lo meto en agua, se quebrará en dos. Tengo toda una batería de éstos cacharros, porque mi horno es multifunción (convección/grill/microondas y sus combinaciones) y son lo mejor para no tener que andar pendiente de qué recipientes uso para cocinar con él. Siempre que explico una receta con su uso, me gusta hacer hincapié en mis ollas, fuentes y bandejas de cristal refractario. Me resultan ya imprescindibles.


Elaboremos esa tortilla...


Ingredientes: 600 grs de patatas, 4 huevos, sal al gusto, 2 cucharadas de AOVE.



Procedimiento:

  • Pelamos y partimos las patatas a lascas, las ponemos en un bol de cristal refractario tapadas y sometemos al microondas durante 10'. Pasado este tiempo pinchamos para comprobar que están tiernas (cuidado con el vapor al levantar la tapa). Si no lo estuvieran, les damos 2' o 3' más de cocción. Si nos excedemos con la cocción, quedarán muy secas y habrá que añadir algo de leche desnatada al huevo.



  • En un bol frío, batimos los huevos enérgicamente con la sal y agregamos las patatas aún calientes.

  • Ponemos el AOVE en una sartén antiadherente y cuajamos la tortilla según nuestra preferencia.














Obtendremos una tortilla de aproximadamente 1 kg. de peso.


El precio aproximado de la materia prima para esta elaboración es de 0'84 € o, dicho de otro modo, 84 céntimos. 

Sus valores nutricionales medios, por cada 100 grs. de producto son de 94'2 kcal.; 42'6 grs. de proteínas; 3'8 grs. de grasas y 10'3 grs. de Carbohidratos.

El único alérgeno   que contiene es el huevo.

No puede ser más básica y más sencilla. Lo "light" de este plato consiste en haber desechado la totalidad del aceite de freír las patatas. Si al cuajarla en la sartén se utiliza un AOVE muy sabroso, no notaremos nada la ausencia del frito.

Es opcional y no afectaría a su aporte nutricional, añadir a la mezcla, antes de cuajar la tortilla, una pizca de ajo granulado, perejil, orégano, hierbas y/o especias al gusto.

Incluso se puede eliminar más grasa si cambiamos huevos enteros por claras solas. Entonces necesitaríamos un poquito de colorante; notaríamos además el sabor diferente. Ni mejor ni peor, sino solo diferente.

Animo a todos a probar. Es una opción excelente cuando se trata de comer más sano sin renunciar a nuestros platos de siempre.





No hay comentarios:

Publicar un comentario