martes, 24 de febrero de 2015

Mi vida sin gluten y sin lactosa

Aún sin diagnosticar definitivamente -ésto es cuestión de tiempo y paciencia, ya sabemos como funciona la Sanidad-, parece que todos los síntomas llevan a pensar que soy celíaca e intolerante a la lactosa. He decidido, pues, hacer un paréntesis en mi cocina para dedicar ratos a este asunto.

No es nada complicado, teniendo en cuenta que no son intolerancias tan graves como para no poder entrar en contacto con  productos que contengan gluten y/o lactosa, o como para que me afecte un poco de contaminación cruzada. No obstante, cuanto más los elimine de mi dieta, pues mejor.

Voy a publicar recetas dando incluso marcas de los productos que utilizo, porque me paro a mirar las etiquetas de todo lo que compro en los supermercados. No obstante, cocino en la misma instalación en la que hago el resto de los trabajos cotidianos. Ruego se tenga ésto en cuenta cuando se elaboren las recetas que publico, pues no tengo muy en cuenta la contaminación cruzada.

pongo un ejemplo de ésto: Si utilizo harina de arroz de la marca Hacendado, veo que tiene un distintivo "sin gluten" en la etiqueta. Ésto quiere decir que, hasta que llega a mi cocina, en la que uso cacharros, hornos y demás utensilios en común con las elaboraciones que tienen gluten y/o lactosa. Además repaso los ingredientes de la etiqueta, por si tuviese lactosa. 

Hay otras harinas que, por elaborarse en fábricas donde se elabora todo tipo de ellas, incluida la de trigo, están sometidas a una contaminación cruzada, y pueden tener trazas de gluten. Lo advierten en su etiqueta. Ésto a mí no me da problemas, pero tendrá que tenerlo en cuenta quien necesite pureza absoluta en las harinas libres de gluten. Me encuentro con dos marcas con estas características. A saber: Santa Rita Harinas y Las Panaeras Sevillanas. Ambas marcas de muy buena calidad.

En cuanto a la lactosa, hay que tener claro que es el carbohidrato de la leche, y no la proteína. Es decir, cuando vemos en una etiqueta como ingredientes "proteína de leche" o "proteína láctea". Y tampoco tiene nada que ver con la grasa; es decir, la misma lactosa tiene la leche desnatada que la leche semi, o entera. La nata solo tiene trazas y el queso viejo también. Esto lo vemos en las etiquetas de los productos lácteos; en sus valores nutricionales. Atendiendo a los carbohidratos que tengan, así es su cantidad de lactosa. La mantequilla, por ejemplo, no tiene absolutamente nada de lactosa. Es solo grasa.

Insisto en que no es nada complicado, pero es un reto. ¡A por él!


No hay comentarios:

Publicar un comentario