lunes, 30 de diciembre de 2013

¿compañeros o rivales?

No termino de comprender cómo nos ha dado ahora a todos por convertir la cocina en un campo de batalla. De repente salen por todas partes concursos, duelos, retos y demás modos de andarnos pisando para ser... ¿mejores? unos que otros. Yo no sé qué quieren ser éstos cocineros de ahora, ni qué reconocimientos necesitan para disfrutar de su trabajo, que no es otro que el de hacer felices a quienes degustan sus elaboraciones.

A mi juicio, a toda ésta nueva generación le falta el "sentido del cocinante"; el gusto por alimentar y nutrir bien a sus comensales, y le sobra cultura del pelotazo.

Discúlpenme si no soy capaz de prestarme como público en esos asuntos. Discúlpenme si me parece a todas luces incorrecto disponer los alimentos en los platos por colores sin atender al equilibrio nutricional por encima del estético. Discúlpenme si opino que, la mayoría de las veces, el cocinero "creativo" no tiene en cuenta que, después de la foto de rigor (que no es lo importante si miras más allá del marketing), alguien va a tener que comerse lo que hay en ese plato o cualquiera que sea el recipiente que utilice -también parece ser creativo usar tarros, latas y demás cachivaches-. Y no lo digo por el contenido, sino porque tiene que decidir con qué manos y qué cubiertos ha de comer. Son ganas de poner a nuestros comensales en un compromiso.

Lo fácil es poner cosas en un plato y arrancar exclamaciones. Pero lo complicado es hacerlo coherentemente, conociendo pirámides nutricionales y protocolos a la mesa, entre otras cosas.

Lo que sí es cierto es que no solo cocinas para nutrir. Por ejemplo,  el placer de cocinar a cuatro manos con otro compañero para darse uno a otro conocimiento del quehacer de cada cual, es indescriptible. Que las cosas hechas aplicando amor, a la fuerza dan mejor resultado. Y eso, junto con la satisfacción de ese instinto de dar de comer, es lo que se debería practicar a los fogones.

¿En qué lo hemos convertido?





2 comentarios:

  1. Es que las cosas hechas con amor saben mucho mejor! Muy interesantes reflexiones. Besos

    ResponderEliminar
  2. Así es. A la fuerza. xd. Gracias por tu comentario. Besos para tí.

    ResponderEliminar