viernes, 16 de agosto de 2013

González Byass: La cata en V.


No soy de beber alcohol, y ni mucho menos vinos. Eso lo sabe ya todo el mundo; no obstante, y como siempre me apunto a un bombardeo, no pude por menos que decir "sí" cuando me invitaron a la sala Catador de Sevilla, a una novedosa manera de cata: En V.

La sala Catador

Volví a encontrarme con amigos queridos y conocidos y compañeros varios. Siempre personas entrañables con las que compartir un buen rato, con copas o sin ellas. Desvirtualicé nicks, e hice nuevos conocidos.

La "Paleta de Colores"

D. Antonio Flores, el Hacedor de Vinos, preparando el evento.
Me pareció genial, como profana en la materia (Cocinera, a tus fogones), ésta novedad llamada "cata en V", consistente en una disposición de las copas sobre una plantilla, que servía de guía desde el Mosto de la campaña, pasito a pasito, de vino en vino, descansando en el tiempo, hasta el Matusalén, más de 30 años después, pasando por fino, palo cortado, Noé... 10 vinos diferentes y todos comunes, diferenciados solo por el cuidado sapientísimo del "Hacedor de Vinos", D. Antonio Flores, cuya poética didaxis denota amor absoluto al quehacer su trabajo.

Disposición de la cata en V.

Supo hacernos ver en cada uno de los vinos, una joya única. Guiándonos en aromas, texturas, sabores, maridajes... Ay, y a mí la imaginación se me iba y se me venía: Qué buenos algunos para mi cocina con algas; qué buenos otros para postres; qué buenos otros para hacer de ellos postres en sí, o para maridar con mis elaboraciones típicamente gallegas.


El momento en que José Argudo nos presenta la marca (cosa no necesaria) y la cata y empezamos.

Qué gran experiencia. Qué buenos productos. Qué buena compañía. Qué conjunto, en fin  de buenas cosas. Eventos como éste consiguen despertar mi interés por el mundo de los vinos ¡A ver, señor bodeguero, por favor, que yo era abstemia!


2 comentarios: