viernes, 26 de julio de 2013

Otro "perdonavidas"

Me paso la vida buscando empleo. He desarrollado un protocolo diario de búsqueda que precisa de casi dos horas diarias de rutina; y aún así.... Quiero pensar que son los tiempos que corren, que no soy yo. Aunque a veces, claro, la autoconfianza se resiente, porque tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe.

En éste momento mi cotidianeidad está llena de triunfos. Asumido que nada es perfecto, estoy cómoda en la situación en la que me encuentro y soy moderadamente feliz. Y, cómo no, es ahora cuando empiezan a llamarme de aquí y de allá -dichosa Ley Universal de la Atracción, que funciona sí o sí-.

Anteanoche me llamaron de un hotel en Dos Hermanas. Parece ser -vaya vd. a acordarse- que hace meses que envié un cv., respondiendo a un anuncio que habían publicado y que había caído en mis manos dentro de ese protocolo diario del que hablaba antes.

Me anduvo el ¿caballero? contando así, cual retahíla, que no me habían llamado antes, porque habían observado que yo "tengo demasiada categoría" para lo que ellos ofertaban -750 €/mes-. Así que habían seleccionado a otra cocinera, de la cual iban a prescindir ahora -No se me ocurrió preguntar cómo habían llegado a hacer diferencias de categoría entre esa señora y yo, Dios me libre-. Además, todo eso ya da igual, porque "están dispuestos a ser buenos conmigo". ¡Uff!

Si me pasa ésto hace tan solo unos años, me hubieran dado ganas de retorcerle el pescuezo. Por "bueno", entre otras cosas. Pero me hago mayor, así que le propuse, sin mostrar ni el más mínimo asombro ni el más mínimo enfado o frustración, que me llame cuando tenga una oferta en firme que hacer. Pero, ojo, una oferta ya no que sea buena, que sé qué tiempos vivimos, sino una oferta que muestre un mínimo de respeto por mi trabajo y por mi persona.

Es, obvio que se trata de otro caso, de esos tan comunes, en el que los hombres no saben distinguir entre  un chef con faldas y su madre.

Como siempre que paso por una de éstas situaciones, me pregunto si en la vida no me hubiera ido mejor siendo hombre. Y hasta me respondo, Y la respuesta es siempre afirmativa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario