jueves, 14 de febrero de 2013

Un rincón donde perderme


Hace ya algunos años que dedico mi experiencia a ayudar a echar a rodar otros negocios. A modo de colaboración. En éstos casos mi trabajo consiste en crear carta, ponerla en marcha, equipar la cocina y formar al personal, no solo en materia de oficiantes, sino en PRL, Higiene Industrial y Manipulación de Alimentos.

Una de las primeras veces que hice un trabajo de este tipo fue en Gines (Sevilla), en La Abacería. Allí el reto consistía en no tener cocina y poder servir tapas y guisos, además de las propias de los locales sin cocina. Y todo ello sin saltarse la normativa. Se puede, sí. 

Desde que iba a aquel lugar, me habitué (seguro que no soy la única cocinera que cuando termina el servicio y sale se da cuenta de que no ha comido) a tomar café en la cafetería del Supermercado Mas de la misma travesía. 

Me consta que casi todos los supermercados de esa cadena tienen cafetería; y no sé si tienen las mismas cosas y los mismos servicios (creo que eso no sería posible). Pero yo solo conozco ésta. Nunca me han puesto un café que no me gustase. Y tienen una variedad tal de dulces y salados, bollería, panes y churros, que sea lo que sea lo que te apetezca tomar, lo tienen. Y lo tienen rico, además. 

Pero eso no es lo que importa. Desde entonces es para mí un rito ineludible, cuando salgo de un servicio en cualquier parte del Aljarafe, irme para allá. Porque lo que realmente importa de aquel sitio es que el personal que trabaja allí tiene una vocación de esas que tienen que tener los grandes profesionales de la Hostelería. Sonríen y agradan siempre y son encantadores en el trato y diligentes en su trabajo.  Tanto que, aunque los productos no fueran tan buenos, tampoco importaría. Yo seguiría yendo allí en toda ocasión posible, solo para que ellos me atendieran. Espero que esa empresa sea consciente del valor que tienen con ellos.

He de agradecerles llegar al rinconcillo donde me suelo sentar cansada, malhumorada, hambrienta y dolorida, y salir, una media hora después, con la sensación de haber sido bien cuidada.

Café con leche "con dinamita, porfavó" y bizcocho de chocolate con la base almibarada.


3 comentarios:

  1. yo tb quiero un sitio donde poder perderme.....con un café y "dinamitaporfavó"...hoy no estoy pa ná, Lochy querida.

    ResponderEliminar
  2. Mira, yo me tenía que haber callao, porque ahora, cuando desaparezca, todo el mundo sabe donde estoy. :-))))

    ResponderEliminar
  3. pos claro tontita.........

    ResponderEliminar