viernes, 1 de febrero de 2013

Chutney de Romanescu en Conserva

 El romanescu es esa pieza grande de verdura híbrida entre la coliflor y el brécol verde. La que mi niña, cuando era chiquitilla, llamaba "la coliflor mutante".Es de sabor suave como la coliflor, e intenso como el brécol. Y hasta es bonita. Ahora está en temporada, por cierto. Aunque ésta que tenía yo en casa es demasiado grande; hay que idear más de una cosa que hacer con ella. Por ejemplo, prepararé la tercera parte en conserva, en chutney.

Si clasificásemos las elaboraciones culinarias en familias, el Chutney estaría en la misma donde están las mermeladas, confituras y condimentos, que no implica necesariamente el tratamiento de conserva, pero que si se hace en gran cantidad, es conveniente aplicarlo. 

Como siempre, a medida que voy elaborando, voy teniendo en cuenta ciertas pautas para economizar: He dividido el romanescu en tres partes. A saber: La mitad de las "flores" en pedacitos pequeñitos para el chutney; la otra mitad en trozos más grandes para un vistoso plato de Romanescu al vapor con salsa especiada de cebolletas. El último tercio, son los tronchos y hojas que normalmente van a la basura, y que me harán, junto con otras mondas (la de la cebolleta, alguna de zanahoria, puerro y apio que usé para otros guisos), un fondo vegetal bien para tomar calentito tal cual, o bien para cocer pastas, arroces, o enriquecer otros platos. Así quedó el despiece: 


A la izquierda, las pequeñas florecitas para el chutney; en el colador, los tronchos y hojas que, normalmente, tiraríamos; a la derecha, las flores más grandes y vistosas para presentar enteras.

Y bien. Elaboramos el Chutney:

*Ingredientes: 500 grs. de flores de romanescu pequeñas sin troncho, limpias y perfectas; 1 cebolla finamente picada; 1 zanahoria troceada en pequeños daditos; 200 cc. de vinagre de vino blanco; 1 cucharadita de sal; 3 cucharadas soperas de azúcar; 2 cucharadas de cominos; 1/2 cucharadita de canela y unos granos de pimienta rosa.

* Procedimiento: Poner todos los ingredientes en una olla y poner a cocer a fuego medio, tapado, aproximadamente una hora, hasta que esté bien cocido y el vinagre haya reducido hasta el punto en que el olor no moleste.

Ha quedado con éste aspecto:

Chutney de Romanescu

Ya solo tenemos que ponerlo en frascos y esterilizar. 



Este es su aspecto definitivo:

Chutney de Romanescu en Conserva

Tenía previsto hacer también  una confitura de citricos, así que aprovecharé para esterilizarlo todo junto y economizar energía. Pero esa es otra historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario