viernes, 19 de octubre de 2012

Alimentos para el otoño

          Me gusta insistir siempre en diferenciar lo que es simplemente apto para el consumo humano y qué es beneficioso para la salud. Cuando los alimentos llaman nuestra atención en los mercados, tendemos a entender como un lujo el hecho de consumir productos fuera de temporada. Esto es un error. Cuando adquirimos alimentos que no son propios de la estación del año en curso, éstos son el resultado de una conservación y/o una maduración artificial. 

          Cuando conseguimos determinados productos en la estación contraria a la que les es propia, son el resultado de una importación del otro hemisferio o de una "fabricación" artificial de los mismos. No es que sea malo consumirlos. No es que sea directamente perjudicial. Pero no quepa duda de que el lujo para nuestro organismo consiste, precisamente, en adquirir los productos de temporada del lugar en que nos encontremos, así se nos garantiza, por un lado, la frescura de los mismos y, por otro, el fomento de la economía local y, cómo no, la economía doméstica, pues eso, que entendemos como lujo es, por supuesto, un producto caro.

          Proveer a nuestro organismo de nutrientes necesarios es lo beneficioso. Comer lo que nos gusta, sin más es, simplemente, apto, y lo que es nada más que apto se convierte, a la larga, en perjudicial; porque estamos haciendo perder a nuestro organismo nutrientes que necesita, en la infancia, para desarrollarse. En la edad adulta, madurez y tercera edad, para mantenerse en óptimas condiciones de salud.

          "Bicheando" en la página de la FAND (Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética), me encuentro una vez más con información importante. Y hoy me gustaría compartir un documento de la misma que nos habla de los alimentos propios del otoño con toda clase de detalles, incluidos los valores nutricionales, sobre cada uno. Estoy segura de que gustará a cualquiera que lo lea. Éste es el enlace:



¡A disfrutarlo! xddd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario