martes, 14 de febrero de 2012

Galletas para San Valentín

Siempre que ideo o elaboro algo para parejas, como para celebrar aniversarios, comidas o cenas especiales en general, me gusta buscarle un punto pincante y/o afrodisíaco a la receta que, generalmente, elaboro para la ocasión.

Hay quien no le ve la utilidad a ésto, pero a mí me parece que, ingredientes aparte, la intencionalidad y la predisposición hacen efectiva la finalidad.

Estas, cuya receta publico hoy, son unas galletas que tienen esa finalidad. Y por eso tienen su "modo de empleo". Para sacar el mayor partido a sus aromas y sabores. Además son perfectas porque son pequeñas (para no hartar). No son resecas, así que son un buen postre que no precisa café ni bebida (admite algunos vinos, pero mejor que no. De ésto, ya me conocéis, soy poco amiga) y no ensucian nada. Ni siquiera se desmigan. Y es que a veces tengo atisbos de lucidez. xddd.

* Ingredientes:

1 huevo tamaño L; 250 grs. de harina fina; 80 grs. de azúcar moreno o integral; 1 cucharadita de cristales de azúcar; 125 grs de mantequilla pomada; 1 pizca (ojo con ésto, solo una pizca) de polvo de canela y 3 gotas de extracto natural de rosas.

* Procedimiento:

* En un bol, ponemos la mantequilla pomada, y le agregamos el huevo. Mezclamos bien.

* Añadimos el azúcar, y el extracto de rosas y lo mezclamos todo bien, hasta conseguir homogeneidad.

* Agregramos, por fín la harina, la canela y los cristales de azúcar. Amasamos.

* Para darles forma, tenemos dos opciones:

    a) Una vez tenemos la masa, la hacemos un rulo y la envolvemos en film plástico, dando un par de horas     de reposo en frío (se pueden dar más. Menos, no lo recomiendo). Sacamos del film y cortamos con cuchillo a rodajas del grosor de 1 cm., con cuidado de no  usar mucho el rulo, o se nos calentará, dificultando el corte. Si esto pasa, lo volvemos a meter en el frigorífico. Con este método, obvio, nos salen pastas redondas.

     b) Estiramos con el rodillo, protegida la masa con un plástico, y cortamos en la forma deseada con un cortapastas. Hemos elegido esta opción, y utilizado cortadores, como no podía ser hoy de otra manera, en forma de corazón.

* Horneamos a 200 grados, durante 15'. El azúcar moreno y la canela le dan un color tostado muy interesante.

El resultado ha sido éste:






* Decoración:

Un poquito de fondant coloreado en rosa (aromatizado con extracto de rosas) y un poquito de fondant blanco. Para media docena de galletas, hemos cortado tres pequeños corazones blancos y otros tres rosa y hemos cubierto tres y tres galletas con cada cual.

Con un cortador, hemos hecho tres mariposas blancas y tres flores rosa, a las que hemos decorado con una perla de caramelo. La única complicación es pegarlas sobre el fondant de la galleta de modo que queden un poco "al aire". Una vez terminado, terminamos la decoración con una pizca casi invisible de canela y un granito de rosa natural cristalizada. 

Éste ha sido el resultado:







* Modo de empleo:

Hay que tomarlas en éste orden:

Primero, la rosa cristalizada. No se mastica, sino que se va deshaciendo entre la lengua y el paladar. En cuanto notas el sabor, puedes comer la figurita (la mariposa o la flor), para envolverla en la boca con lo que te queda de la rosa. 

Luego ya, a trocear o morder la galleta, con su aroma de canela.



2 comentarios: