lunes, 23 de enero de 2012

LASAÑA DE LECHUGA DE MAR

La elaboramos como una lasaña común de pasta, pero con algunas salvedades. A saber: En vez de hojas de pasta para lasaña, utilizamos hojas grandes de lechuga de mar;  la bechamel  se especió con especias de algas, en vez de hacerlo con la clásica nuez moscada; el relleno, en lugar de una boloñesa (por ejemplo) se elaboró con un sofrito del que en Cocinoparatí hacemos para la empanada de lechuga de mar.

Lo que caracteriza a esta elaboración, es que tanto las hojas de lechuga de mar al ser horneadas, como las especias de algas,  gelifican todo el plato. Por ello, los demás componentes (el sofrito y la bechamel) deben ser muy ligeros y jugosos, o quedará demasiado sólida.

Antes que nada, seleccionamos  de nuestro paquete de lechuga de mar (preferiblemente fresca) las hojas más grandes, que utilizaremos como placas de lasaña.



Luego haremos un sofrito en una sartén con un culín de AOVE,  1 kg. De cebolla en juliana, 1 diente de ajo, 1pimiento verde, ½ pimiento morrón y 1 tomate (agregados lentamente por ese orden, esperando la cochura del anterior para agregar el posterior).  Medio vasito de vino blanco y, cuando reduzca,  probamos y rectificamos de acidez. Agregamos las hojas menos vistosas de la lechuga de mar troceadas. No debemos dejar que pierda todo el jugo, sino que le quede líquido. Probamos y rectificamos de sal.


Elaboramos la bechamel con ½ l de leche, 75 grs. de harina común y 1 cucharadita de Polvo de algas: Ponemos en un cazo a hervir 400 cc. De leche y en los 100 cc. Restantes desleímos la harina que añadimos al cazo cuando rompa a hervir y cocemos hasta que espese. Al final, fuera del fuego, añadimos el polvo de algas y mezclamos bien.


En una pyrex (en este caso utilizamos un desechable de aluminio)  montamos la lasaña: Capa finita de bechamel (para evitar la adherencia); hoja de lechuga de mar; capa de sofrito; lechuga de mar; sofrito, y así sucesivamente, hasta terminar los ingredientes, debiendo ser la capa superior de lechuga de mar. Cubrimos generosamente con la bechamel, ponemos queso rallado y unas manchitas de tomate.





Horneamos 15’ a 200 grados, 



¡A LA MESAAA! xddd.

2 comentarios:

  1. Mmmmm. Y en Madrid, esta lechuga, donde la encontramos?
    A ver, datos, datos...

    Esto tengo que probarlo, si.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Eso lo tengo que investigar, pero pregunto a quienes la distribuyen y te cuento. Gracias a tí. xd.

    ResponderEliminar