martes, 10 de enero de 2012

A LA DIETA III: Mis máquinas, mis aliadas.

Está más que claro que, si evitamos la grasa, la sal y los carbohidratos  complejos, así como siguiendo unas normas bastante simples de disociación, vamos a conseguir resultados muy buenos en la pérdida de peso y depuración.

Debemos, pues, dejar a un lado freidoras, sartenes, ollas de guiso, etc., y acostumbrarnos a usar otras como el horno (microondas incluso), el wok y, sobre todo, mi querida "vaporosa", que me cocina hasta cuatro productos  diferentes al vapor en cada uso. Solo necesita 1'5 a 2 l. de agua y tiene un temporizador de un máximo de 1 hora (nunca ha llegado a necesitar la hora entera). Tiene un pequeño filtro en la bandeja de encima del depósito de agua, para poder poner unas especias (nunca sal. Se obstruirían los conductos). Con ella preparé, por ejemplo, el salmón al vapor aromatizado con eneldo de fin de año, que gustó a todos y resultó sanísimo.


Aquí la presento: 

 Obsérvese en la siguiente imagen, como le he quitado la cazuela superior (podría cocer pasta, arroz, patatas, etc., en ella) y he cocinado tres platos en cantidades suficientes como para tener comida para más de dos días. Lo del primer recipiente es brécol fresca; en el segundo hay una coliflor de 1 kg. y en el tercero 4 huevos XL. En 20' estaba todo listo. Los huevos pueden estar en posición vertical porque los recipientes tienen oquedades para poderlos poner bien colocados.


Y otra sorpresa: Como las verduras eran frescas y produjeron cáscaras, hojas y tronchos, hice un consomé, añadiéndoles unos pitraquillos de una paleta de cerdo que cociné en un guiso de arroz hace unos días y que había guardado por el congelador. Pero el asunto de los consomés es otra historia.



Resultado en 1 hora de trabajo: 2 manojos  de brécol al vapor, 4 huevos cocidos, 1 kg. de coliflor, un completo consomé. ¡Y solo dos cacharros para fregar: 1 olla y la vaporosa! más práctico, ligth y económico no puede ser. xd.

2 comentarios:

  1. Entre 50 y 60 €. Tiene ya unos añitos y no recuerdo bien lo que me costó. Merece la pena. El día que la desempaqueté hice en ella mejillones, almejas y gambas. Me encantó.

    ResponderEliminar