miércoles, 20 de julio de 2011

Hoy me han regalado una joya.

Hoy, Frutas Colomina, me ha enviado una de sus impresionantes naranjas confitadas. Ha sido una sorpresa agradable. La sensación es de entre lástima por abrirla y ganas de partirla y comérsela entera. Tiene la piel acanalada y cortada, lo que seguro que forma parte del proceso de elaboración. Se ve jugosa y parece que, cuando la abra, brotará de la pulpa "miel de naranja". 

He aquí:



¿No es preciosa? Ahora solo me queda pensar qué voy a hacer con ella. Aunque creo que ya lo tengo casi decidido. 


2 comentarios:

  1. Por ahí veo asomar la punta de un cuchillo. Yo creo que ya sé que vas a hacer con ella.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, kaplaucius. Es el decorador con el que abrí la caja. De todas formas habrá que partirla. No creo que me quepa entera en la boca. xddd.

    ResponderEliminar