jueves, 3 de marzo de 2011

Una receta hipocalórica para un buen escabeche de caballa

     Cierto es que, en los tiempos que corren, durante casi todo el año podemos conseguir toda clase de productos, tanto de tierra, como de mar.

     No obstante, los productos de nuestras tierras y nuestras costas, en sus buenas temporadas, son los mejores. Tenemos tierras, mares y climas tan variopintos,  que sorprende fuera de aquí  la variedad de productos que componen nuestra famosísima dieta mediterránea.

     Hay, sin embargo, calendarios de temporadas para elegir qué queremos llevar a nuestros fogones; y adonde quiero llegar hoy es a la caballa: Está en plena temporada. Se ven en el mercado ejemplares magníficos para cocinar de todas las maneras posibles, pero también andamos en una época del año en que todos queremos aligerar lo que comemos.

     Por ello, quiero compartir una receta que cumple requisitos para satisfacer ambas cosas: Caballas en escabeche. Para tomar en frío o en caliente y guardar, si sobran o se preparan en gran cantidad, durante bastante tiempo. 

     Me he traído del mercado unas caballas la mar de guapas ellas (con los ojos verdes, que dice mi pescadero)  de unos 250 grs. y con unas huevas estupendas.

     Para prepararlas, los utensilios que necesitamos son un sartén hondo con tapadera y pinzas (yo uso palitos de churrero) para voltear.



INGREDIENTES:

* 6 buenas caballas de temporada no demasiado grandes  ( 1'5 kgs.), limpias y saladas.
* 25 cc. de AOVE.
* sal al gusto.
* 1/2 cucharada de ajo granulado.
* 1 cucharada de pimentón dulce de la Vera.
* 2 cucharadas de orégano.
* 1/2 vaso de vinagre común de vino blanco.
* 1/2 vaso de agua.

MODO DE HACERSE:

* Si no quieres o no sabes limpiarlas, pide a tu pescadero que te las deje enteras y les quite solo tripas y cabeza. Cuando las vayas a usar, deben estar lavadas, secas y saladas.

* Pon el AOVE en el sartén a calentar y sofríe las caballas vuelta y vuelta.

* Añade, por este orden y con cierta rapidez (el ajo y el pimentón se podrían quemar) la sal, el ajo granulado, el pimentón y el orégano. Inmediatamente, el vinagre y el agua, moviendo la sartén para que se mezcle todo bien y se suelten las caballas en el caldo.

*  Ya solo hay que dejar reducir con la tapadera puesta. No serán más de 15 minutos.

UNOS CONSEJILLOS:

* Hay que dejarlas atemperar y tomar templadas o frías. En caliente son demasiado fuertes de sabor.

*  Si sobran, son ideales para limpiar de espinas y meter filetes en aceite o usar para ensaladas. En una dieta hipocalórica son ideales.

* En su propio jugo y en el frigorífico se conservan una semana, e incluso más.


Y ASÍ QUEDAN:





¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

2 comentarios:

  1. la caballa es uno de mis pescados favoritos junto con el bonito.me encanta la receta sobretodo porque aguanta bastante sin estropearse.tengo una amiga que me infla a caballas cuando es temporada porque su marido las pesca,asi que hare la receta,sin duda.gracias.besin.

    ResponderEliminar
  2. Te envidio. Aquí, en Sevilla, el pescado, en general, no es el mismo que allí. Y ni mucho menos está tan fresco y tan bueno.

    ResponderEliminar